El crowdfunding en México registra un crecimiento acelerado

Por Débora Montesinos

En cuatro años, tiene una expansión anual de 245%

El crowdfunding, que es como se conoce al modelo de financiamiento colectivo, llegó a México para quedarse, ya que no sólo lo han adoptado las fundaciones y asociaciones filantrópicas, sino que también es de los consentidos de las micro, pequeñas y medianas empresas ante la falta de acceso al crédito.

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, entre 2011 y 2015 el crowdfunding registró un crecimiento de 245% que, pronostica, seguirá porque México está en línea con la tendencia mundial.

Midiendo realidades

Estudios sobre el atractivo sistema de financiamiento encontraron que en 2014 había 1,250 plataformas en el mundo. De ellas, 600 operaban en Europa y, 375, en América del Norte. En conjunto, la prometedora industria pasó de recaudar un monto de 6,100 millones de dólares, en el 2013, a 16,200 millones de dólares, en el 2014, y 34,400 millones de dólares en el 2015. Para este año, el crecimiento se da por descontado.

Frente a ello, el crowdfunding en México está en una etapa incipiente, aunque ya ha dejado ver el potencial de crecimiento que le acompaña. El número de inversionistas aumentó un promedio anual de 245%, entre el 2011 y junio del 2015, establecen los reportes oficiales.

En ese lapso, a través de campañas de crowdfunding, en México se fondearon 4,081 iniciativas exitosas, que recibieron 256 millones de pesos -alrededor de 13.13 millones de dólares-, gracias a 53,276 inversionistas.

Las autoridades mexicanas identifican 16 plataformas nacionales y cuatro extranjeras, que básicamente financian a emprendedores, sin que ello signifique un rechazo a las actividades filantrópicas, aunque lo hagan de manera esporádica.
Las cuatro plataformas más grandes –Fondeadora, Crowdfunder, Prestadero y Kubo Financiero– representan 96% del mercado mexicano.

Alertas amarillas

La percepción general es que las plataformas de crowdfunding son positivas, ya que impulsan la inclusión financiera y los medios de pago electrónicos: por lo menos el 63% de las plataformas a nivel mundial utiliza Paypal como método de pago, y 45% solicita a sus inversionistas transferir los recursos en cuentas de depósito condicionado.

Sin embargo, también hay áreas de oportunidad en las que autoridades e inversionistas deben aplicarse a fondo. Sobre todo, dicen analistas, debe verificarse toda la información que se aporte; contemplar el posible riesgo de fraude, si la plataforma elegida desaparece repentinamente; los ataques cibernéticos y el robo de datos; insolvencia o quiebra; los riesgos de liquidez y dilución, así como un posible cierre.