Entre llantos y alegría, se fue Fidel Castro

Por Mitzi Hernandez Cruz, contribuidora a HIPGive

Fidel Castro
Fidel Castro

No podía dejar pasar la muerte de uno de los líderes más reconocidos del siglo XX sin escribir algo de esto para HIPGive.

El último respiro de Fidel Castro ha provocado tantas reacciones internacionales. Se vive de forma opuesta y sin duda es un tema que nos atañe a todos los latinos.

Se habla del fin de una era, ya sea que usted tenga una postura positiva o negativa sobre Castro, estamos viendo cambios radicales entre las relaciones de Cuba con Estados Unidos y un ejemplo es el primer vuelo comercial en 50 años de Miami a La Habana.

Aunado al triunfo de Donald Trump, quien ha hecho declaraciones de que puede echar atrás los acercamientos que hizo Barack Obama.

El futuro de la isla aún no está definido, pero debemos en estos momentos unirnos más que nunca como hispanos. Las ideas de seguridad propuestas de Trump para algunos, pareciera una amenaza para el opuesto. Pide encarecidamente justicia para los cubanos que viven en el exilio, pero amenaza a los que permanecen en la isla.

Debemos estar en un frente común para evitar que estos discursos dados con ligereza no provoquen actos racistas. Noticias recientes, videos que circulan en Internet y las experiencias de amigos que viven en Estados Unidos, afirman que se han visto ataques directos a quienes son de origen latino.

La decisión del voto cubano de Miami a Trump, daba un preámbulo a las celebraciones que se vieron cuando el líder de la Revolución Cubana dejó este mundo y es que al parecer no quieren tener relación con la Isla bajo el régimen comunista.

Me parece que es respetable la toma de decisiones de la diáspora cubana en Florida, pero también les hago un llamado a ellos y a los latinos que ejercieron su derecho a voto a favor del nuevo presidente electo de Estados Unidos, a estar atentos a no ser parte de ataques y que piensen que como latinos muy tristemente pueden ser target de algún insulto por su origen.

Esta es una invitación a que utilicemos esa energía en mantenernos unidos y respetar que la asimilación de situaciones es muy distinta. Debemos guardar el respeto a lo que cada quien cree.

Sé que habrá gente que detesta mi punto neutro ante hechos que todo un pueblo ha vivido y a los que reacciona de forma tan vehemente, pero no puedo dejar de pensar que necesitamos entendimiento, aceptación y unión como latinos.

La muerte de Castro en realidad une, porque si algo se tiene en común es que su muerte no ha pasado desapercibida para ninguno en el continente y en el resto del mundo.

Le mando mis condolencias a quienes lloran desconsolados y felicito a quienes celebran. Por favor, no olviden que lo que más necesitamos estos días es amor.