Un Dia Sin Inmigrantes Latinos

Por Manuel Arias

Este 16 de febrero, cientos de negocios latinos, entre restaurantes, supermercados entre otros, cerraron sus puertas en apoyo a una convocatoria que se generó en redes sociales y que buscaba enviarle un claro mensaje a la administración del Presidente Donald Trump, sobre la la contribución que la comunidad latina aporta a la economía nacional, pero también el poder de convocatoria que la comunidad tiene para unificar esfuerzos en contra de las extremas políticas anti-inmigrantes que el gobierno federal está impulsando en contra de la comunidad hispana.

El llamado fue, no ir al trabajo, no asistir a la escuela y no ir de compras, y el resultado fue contundente. El porcentaje de participación fue mayor al esperado. El centro comercial “Placita Tropicana” en la ciudad de San José, al sur de la bahía, cerró sus puertas, mientras que el 80% de los negocios en el barrio latino de la misión en San Francisco mantuvieron sus puertas cerradas, según la prensa local.

En los famosos “callejones” predominantemente latino en Los Ángeles California, la afluencia de compradores disminuyó en un 60% aproximadamente, según la cadena Telemundo.

Pero también hubo multitudinarias marchas en varias ciudades y en diferentes estados de la Unión América: Washington DC, Chicago, Carolina del Norte, Michigan, New York, Houston, Detroit, y Austin, entre otras.

Sin duda la respuesta de la comunidad hispana a lo largo del país fue significativa, y sin embargo es necesario una mayor unificación a fin de fortalecer cada vez más la lucha en contra de las medidas ejecutivas del presidente.

Precisamente, este día, un grupo de congresistas demócratas, entre ellos Luis Gutiérrez y Norma Torres, fueron expulsados de una reunión que sostendrían con el Director interino de ICE, Thomas Homan, a quien le pedirían explicaciones sobre las últimas medidas impulsadas por este organismo gubernamental.

Entre tanto, ICE confirmó que continuarán las deportaciones y redadas de indocumentados, también advirtieron y confirmaron que todas las comunidades inmigrantes que viven en el país, están en peligro de deportación.

DACA tampoco está exenta de peligro en una improvisada conferencia de prensa, el Presidente Trump reconoció que el programa DACA es “difícil” de abordar pero que lo hará “con corazón”—de hecho el primer dreamer será deportado en los próximos días, supuestamente por pertenecer a pandillas. Sin embargo, el dreamer, Daniel Ramírez, sostiene que es mentira y que fue presionado por agentes de ICE para dar esa versión.